¿Sabía que el motor para una silla de ruedas necesita un mantenimiento mínimo para que tenga mayor duración?

Los motores de una silla de ruedas eléctrica son componentes que tienen un desgaste importante y por ello necesitan recibir algunos cuidados específicos.

Desde Obbocare queremos contarle cuáles son las claves que deberá tener en cuenta para que su silla de ruedas eléctrica le dure más tiempo en mejores condiciones y sin averías que entorpezcan su rutina.

Mantenimiento del motor de una silla de ruedas

Qué sabe del motor de su silla de ruedas

Los dos elementos fundamentales en la movilidad de una silla de ruedas eléctrica son el motor eléctrico (normalmente dos, uno en cada rueda trasera) y la batería.

Respecto al motor cabe decir que hay básicamente dos tipos: motores con escobillas (los motores tradicionales) y motores sin escobillas (los más modernos).

Motores sin escobillas vs con escobillas

La ventaja de los motores sin escobillas es que reducen la fricción, son más pequeños para una misma potencia, pesan menos y se calientan menos. Como desventaja tienen que son tecnológicamente más complejos y su mantenimiento y reparación tiene que realizarse por un especialista.

Las potencias usuales van desde los 150 watios por motor hasta los 250 watios.

Existe la posibilidad de motorizar sillas de ruedas manuales pero desde obbocare desaconsejamos tal posibilidad ya que el resultado final es mucho más inestable que una silla de ruedas eléctrica convencional y la seguridad en su uso queda muchas veces comprometida.

Respecto a la batería hay que decir que exiten diversos tipos pero por su ligereza, durabilidad y autonomía son las baterías de ión de litio las que dominan el mercado. Su capacidad suele oscilar entre los 10 Ah y los 40 Ah en función del tamaño de la silla y la autonomía deseada.

Estas baterías tienen una vida media que puede llegar hasta las 1000 cargas siempre que el mantenimiento sea el correcto. Este mantenimiento se concreta en que no deben vaciarse de carga nunca, la recarga es conveniente hacerla al llegar al 25% de la misma y si no se va a utilizar la silla en periodos largos (2 meses) recargar la batería antes de su uso.

Cuando su silla de ruedas está por estrenar, nueva y reluciente, estamos seguros de que estará deseando probarla, sacarla a la calle y ponerla a prueba frente a diferentes obstáculos, por ejemplo.

Pero nuestro principal consejo es que coja el manual de instrucciones de su silla de ruedas o del motor de la silla de ruedas en caso de haberlo adquirido posteriormente y se lo lea detenidamente.

Este primer paso es importante, ya que en el manual le indicarán una serie de puntos para realizar un buen mantenimiento del motor que deberá tener en cuenta.

¿Tiene que cargar la batería plenamente antes del primer uso? ¿Cuántas horas de carga necesita? ¿Puede ponerla a cargar cuando quiera o ha de esperar a que se vacíe por completo?

Estas son solo algunas de las preguntas que podrá resolver al leer el manual de instrucciones del motor de su silla de ruedas; familiarícese con él y será mucho más fácil cuidarlo para que dure más tiempo.

Mantenimiento básico del motor para una silla de ruedas

Aunque los cuidados que necesita cada motor pueden depender del fabricante, hay una serie de cosas a nivel general que puede aplicar desde ahora mismo para que el motor de su silla de ruedas esté bien cuidado y no se averíe tan fácilmente.

Mantener un motor que funcione correctamente implica mantener otras partes de la silla de ruedas, ya que si alguna pieza deja de funcionar, puede afectar a otras, provocando una avería en cadena.

#1 Cuidado con el agua

El agua es el principal enemigo del motor de una silla de ruedas porque es capaz de calar hasta los componentes electrónicos y deteriorarlo rápidamente.

Por ese motivo, le recomendamos que se haga con alguna funda que cubra totalmente su silla de ruedas y a poder ser, evite salir a la calle cuando está lloviendo.

El agua puede ser perjudicial para el motor de otras formas, como por ejemplo en forma de vapor.

No deje dentro del baño su silla de ruedas mientras se ducha, porque el vapor del agua caliente puede penetrar en los circuitos. Y por supuesto, no piense en sentarse mojado sobre la silla, porque las probabilidades de mojar alguna parte delicada aumentan.

¿Y si quiere lavar la silla de ruedas?

Olvídese de darle un manguerazo rápido. Utilice en su lugar un trapo húmedo para limpiar su silla con cuidado y un trapo seco para limpiar las zonas de motor más sensibles, como lo son las partes eléctricas.

rampas de fácil montaje para silla de ruedas

#2 Cuidado del día a día

Mantenga su silla de ruedas y sus componentes eléctricos limpios diariamente.

Ya no solo por higiene y por apariencia, sino porque la acumulación de suciedad y polvo puede estropear los engranajes o provocar que alguna pieza se estropee por completo afectando al funcionamiento del motor.

Le recomendamos que preste especial atención a las ruedas delanteras porque son las que más residuos acumulan; revise los ejes, el chasis y cualquier recoveco que sea susceptible de acumular suciedad.

#3 Mantenimiento quincenal

Que un mantenimiento sea quincenal no significa que sea menos importante, porque en este caso vamos a hablar de las ruedas, una parte muy importante y vital para que su silla de ruedas funcione.

Fíjese en el estado y el comportamiento de las ruedas cuando está utilizando la silla. ¿Las ruedas giran correctamente o hacen algún ruido extraño?

Si las ruedas no están bien equilibradas, la transmisión de movimiento desde el motor hasta las mismas puede verse afectada y por lo tanto, también acabará afectándose el motor, que estará realizando un esfuerzo que no se verá cumplido.

Mantenga las ruedas con la presión adecuada y revise que no estén demasiado desgastadas; si tiene dudas sobre el estado de las mismas, diríjase a un taller de sillas de ruedas para revisarlas.

Recambios y sustitución del motor para una silla de ruedas

Si detecta alguna avería en el motor de su silla de ruedas como que la batería no carga correctamente, que el motor no arranca o que no brinda toda la energía necesaria para los desplazamientos, lo más adecuado es que se ponga en contacto con el servicio técnico de su silla de ruedas.

Podrán realizarle un diagnóstico e incluso reparar totalmente su silla de ruedas; dependiendo de la marca, es posible que puedan prestarle una silla de ruedas de sustitución mientras la suya está reparándose.

Si tiene cualquier duda sobre el funcionamiento del motor de su silla de ruedas o de su mantenimiento, puede ponerse en contacto con nosotros porque estaremos encantados de ayudarle.

Sabemos lo importante que es su silla para usted e insistimos en la importancia que tiene que un motor para una silla de ruedas se mantenga en buen estado para que le dure más tiempo.

¡Le esperamos!

5/5 (1 Review)
Share This