?php if ( function_exists( ‘gtm4wp_the_gtm_tag’ ) ) { gtm4wp_the_gtm_tag(); } ?

RECUERDOS Y EMOCIONES

No es complicado organizar una actividad y que la gente se anime a venir, cuando el recorrido es en el parque nacional de Picos de Europa. Un lugar en el que nadie puede sentirse indiferente y del que todos salimos enamorados. Por sus paisajes, sus montañas, sus praderas, la amabilidad de sus gentes…

Cuando decidí pasar dos días con un grupo de personas por los Picos de Europa, no pensé que me llevaría de esa experiencia, tanta emoción y satisfacción.

Un grupo de cinco personas entre los cuales venia un montañero ciego, y otro con discapacidad visual. Coincidía que el montañero ciego muchos años atrás, había sido un fanático de este lugar, y había sido en una de esas largas travesías por Picos de Europa, donde había tomado la triste decisión de “colgar las botas” debido a la rápida pérdida de visión que le impedía disfrutar con seguridad de la montaña. El resto del equipo afrontaba con ilusión dos días de convivencia y montaña con el matiz de compartirlo con personas con diversidad funcional.

El primer día realizamos una travesía en todo terreno desde Poncebos hasta Cain. Casi cuatro horas recorriendo todo el macizo central de Picos de Europa por caminos pastos de altura, donde las vistas eran impresionantes, y donde explicar a nuestro compañero ciego lo que desde allí se veía, no nos resultaba demasiado difícil, siempre que utilizáramos la palabra “impresionante” para describirlo.

Después de una bonita y diferente mañana de kilómetros sobre ruedas, llegábamos a nuestro destino en Cain, donde dábamos comienzo a lo que era nuestro objetivo del día. Recorrer desde Cain hasta Poncebos la famosa y ansiada por miles de personas al año, Ruta del cares.

Guiar a una persona ciega por este recorrido no deja de ser algo estresante, porque en algunos tramos la senda se estrecha y hay que ir muy atentos a todo. Para la persona con baja visión tampoco era sencillo porque tenía que ir muy atento a todos los pasos y a seguir a un objetivo claro durante todo el recorrido. La barra direccional para guiar a Javi, nuestro protagonista ciego servía de protección natural ante el abismo que en algunos tramos del recorrido era vertiginoso. Y el hecho de ir todo el camino en fila, ayudaba a Roberto, la persona con discapacidad visual, a seguir perfectamente al grupo colocando en algunos momentos en medio del grupo, y en otras al final.

La Ruta del Cares es impresionante siempre. La hayas hecho una o mil veces. Para todos los miembros del grupo, era la primera vez, y sus doce kilómetros servirían de entrenamiento para lo que les tenía preparado en la siguiente jornada. Nos alojamos en el pueblo de Sotres. Este pueblo situado a 1050 metros, es visita obligada para todo aquel o aquella que recorra Picos de Europa. Sus casas típicas, sus maravillosas vistas y sus apetitosos platos típicos nos harán sentir la magia de Asturias y del parque nacional de Picos de Europa. Temprano por la mañana nos desplazamos hasta el collado Pandebano donde comenzamos nuestra nueva aventura. Esta vez el objetivo era llegar hasta la base del Picu Urriellu (naranjo de Bulnes) donde se encuentra el refugio de Urriellu.

El recorrido al principio por pastos de altura y sendas rodeados de ganado, que poco a poco se estrecha y se entorna en barrancos, volviéndose en un camino más técnico y delicado. Técnico sobre todo para la persona ciegas que, siguiendo las indicaciones de los guías de la barra, va sorteando peldaños y escalones entre duras rampas de subida.

La llegada al refugio de Urriellu, siempre la recordaremos todos con mucha emoción, por los aplausos de los que allí se encontraban viéndonos llegar. La emoción de Javi al poder recordar de nuevo sus últimas aventuras muchos años atrás, cuando el creyó que nunca más volvería pisar estas montañas. La charla con los guardas del refugio contándole su historia entre lágrimas, que también emocionaba a los que le escuchábamos, y la sonrisa de Roberto, la persona con baja visión, que nunca se hubiera imaginado poder llegar hasta un lugar así.

Un equipo satisfecho por lo conseguido, y orgullosos por ayudar a Javi y Roberto a cumplir sus sueños. Sueños que pueden ser eso, simples sueños, o retos realizables. Todo depende de la ilusión y del esfuerzo. Para mí un buen trabajo. De esos que cuando llegas a casa descansas por la responsabilidad, pero quieres tener más y más por todos los sentimientos que se generan alrededor.

Javi volvió a pisar esas montañas a las que creía no podría volver. Roberto se dio cuenta que su estado físico y anímico sigue estando en lo más alto, y los demás vimos que hacer las montañas inclusivas es muy satisfactorio y aporta más de lo que creemos.

¿Cuál será el próximo?

Otros artículos de Yosu Vázquez

Donde fuimos capaces de ser todos iguales – Parte1

Donde fuimos capaces de ser todos iguales – Parte1

Donde fuimos capaces de ser todos iguales Ya pasado el verano y acercándose poco a poco el frio, echamos la vista atrás para recordar una gran aventura-expedición que marco de forma clara a sus participantes. Todavía no teníamos coronavirus y podíamos planear...

Las casualidades – Parte 2

Las casualidades – Parte 2

Dicen que las casualidades no existen O eso es lo que muchos creemos. Pero algunas veces las casualidades son tan casuales que asustan.- PARTE 2 -El día fue fantástico. El grupo disfrutó de un entorno completamente nevado, pisando nieve fresca, y sintiendo la libertad...

Las casualidades – Parte 1

Las casualidades – Parte 1

Dicen que las casualidades no existen O eso es lo que muchos creemos. Pero algunas veces las casualidades son tan casuales que asustan.Los días 7 y 8 de marzo del 2020, fue la última actividad “normal” que pudimos hacer y que podíamos planear, sin saber lo que se nos...